Un conjunto de países se pronunciaron en rechazo a los resultados de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), que tuvieron lugar el pasado 30 de julio. Las naciones desconocen el proceso y lo consideran ilegítimo, categorizándolo como un símbolo opuesto a la voluntad del pueblo. Entre los países se encuentran Estados Unidos, Argentina, Brasil, Paraguay, México, Chile, Colombia, Perú, Costa Rica. España, Panamá y la Unión Europea.

Estados Unidos condenó el proceso mediante un comunicado difundido mediante la red social Twitter, en el documento la cancillería considera que la Asamblea Nacional Constituyente busca reemplezar a la Asamblea Nacional elegida de forma legítima.

La nación norteamericana advierte sobre el conjunto de medidas que seguirán aplicando con el fin de sancionar a funcionarios venezolanos involucrados en procesos de corrupción y hacen un llamado a los gobiernos del hemisferio a tomar “medidas contundentes” en defensa de los derechos humanos.

La cancillería norteamericana lamentó que el Gobierno venezolano “desoyera los llamados de la comunidad internacional”, incluyendo el de los países del Mercosur. Señalan que la elección del día de ayer no respeta la voluntad de más de siete millones de ciudadanos venezolanos que se pronunciaron en contra de su realización.

El gobierno argentino hace un llamado a las autoridades venezolanas para cesar la represión a quienes han manifestado por más de 4 meses de continua lucha.

De igual forma el Gobierno de Perú desconoce los resultados del proceso que realizó el domingo pasado, dado que estima que “viola las normas de la Constitución venezolana y contraviene la voluntad soberana del pueblo”. También rechazan la represión violenta que ha causado un centenar de heridos, exhortan al Gobierno venezolano a garantizar la pronta instalación de un diálogo genuino.

El Gobierno de Chile manifestó su decepción ante el proceso avalado por las autoridades venezolanos, denuncian que la convocatoria no cumple con los requisitos establecidos con la propia Constitución venezolana. Reiteran que la decisión ilegítima profundizará más la división en la sociedad venezolana. Destacan que aplicación de mecanismos necesarios para garantizar la voluntad del pueblo.

Eladio Loizaga, el canciller paraguayo, se pronunció la mañana de este lunes para anunciar la inminente suspensión de Venezuela del Mercosur, esto surge como consecuencia ante la falta de respuestas por parte del gobierno venezolano, aplicando el Protocolo de Ushuaia para la suspensión de la nación del bloque regional.

El país se pronunció frente al proceso convocado por el gobierno venezolano el domingo pasado, mediante un comunicado emitido por el Ministerio de Relaciones Exteriores donde informó que el Gobierno de Paraguay reafirma su posición de desconocer la convocatoria considerándola “Ilegal”, además destaca que los resultados buscan desconocer la voluntad del pueblo.

El gobierno brasileño emitió un comunicado donde instaba a las autoridades venezolanas a suspender la instalación de la constitución e instaurar un canal efectivo de entendimiento y diálogo acorde a la gravedad que pasa la nación. Reiteran desconocer los resultados, debido a que la iniciativa viola el derecho al sufragio universal.

La cancillería colombiana se sumó a la misiva de rechazar la Asamblea Nacional Constituyente, condenó el proceso mediante un comunicado emitido por la cancillería y advierte que la instauración “por la fuerza” de una ilegítima asamblea constituyente llevará a una ruptura de la vivencia democrática destruyendo los valores republicanos.

Canadá reiteró que el Gobierno de Venezuela afecta la soberanía del pueblo y reiteran el llamado a la pronta liberación de presos políticos, para restablecer los derechos constitucionales y fijar un calendario electoral, pilares fundamentales de una democracia de acuerdo al comunicado emitido por la cancillería del país norteamericano.

El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación del Gobierno español lamenta que las autoridades venezolanas hayan decidido con el proceso constituyente que va en contra de la voluntad del pueblo venezolano. En el comunicado condenan los actos de violencia que han dejado un saldo de más de 100 fallecidos desde que comenzaron las protestas en abril de este año.

España insta al Gobierno venezolano a iniciar un proceso de negociación para mediar los conflictos, sin embargo desconoce los resultados de la elección, la cual considera “fraudulenta” y contraria a las necesidades de la población.

Mediante la red social Twitter, el ministro de Relaciones Exteriores del Reino Unido, Alan Duncan, se mostró “horrorizado” frente a la convocatoria de la Asamblea nacional Constituyente considerándola como “farsa”, lamentó las muertes y reiteró la necesidad de una negociación para la nación suramericana.

El Gobierno de la República de Costa Rica se sumó al conjunto de países que desconoce la iniciativa convocada por las autoridades venezolanas. Considera los resultados nulos, viciados, ilegítimos, inconstitucionales y contrarios a la voluntad popular.

De igual forma, la cancillería panameña rechazó mediante un comunicado la convocatoria y la categorizó como “ilegítima” frente a la voluntad del pueblo.

Parlamento Europeo evalúa sanciones

Por otro lado, el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, señaló que el pasado 30 de julio fue un “día triste para la democracia en Venezuela, en América latina y en el mundo”.

La Unión Europea expresó sus dudas acerca de la legimitidad del proceso del pasado domingo en Venezuela mediante un comunicado emitido en la mañana de este lunes, destacan estar trabajando en un conjunto de sanciones para los funcionarios que avalaron el proceso.

“Una Asamblea Constituyente, elegida en condiciones dudosas y con frecuencia circunstancias violentas no puede ser parte de la solución. Ha aumentado la división y deslegitimará más las instituciones elegidas democráticamente en Venezuela“, dijo en un comunicado un portavoz del Servicio de Acción Exterior de la UE.


Prensa Provea