El 16 de mayo el Secretario General de la OEA, Luis Almagro, volvió a levantar la voz sobre el caso venezolano por la escalada de violencia en el contexto de la brutal represión en aumento ejercida por fuerzas de seguridad del Estado para quebrantar el derecho a la manifestación pacífica. Esta vez refiriéndose a la responsabilidad directa de los ministros Padrino López y Néstor Reverol, y del Comandante de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), Benavides Torres.

El diplomático señaló que la responsabilidad de las actuaciones de las fuerzas del Estado le corresponden al ministro Néstor Reverol y al Comandante de la GNB Benavides Torres. “El Ministro de Relaciones Interiores Néstor Reverol, el Mayor General Benavides Torres tienen el mandato de dos de las instituciones encargadas de ejecutar la fuerza en Venezuela. En ese sentido, ambos son responsables de cada agresión, de cada tiro y de cada muerte. Los comandantes de zona del orden interno de la Guardia Nacional Bolivariana son quienes tienen la responsabilidad directa de la represión. Ellos tienen a su cargo las unidades operativas de todos los estados”, explicó Almagro y señaló que estos comandantes son quienes los que “apoya y cubren a los grupos irregulares o paramilitares que actúan contra manifestantes”.

Asimismo hizo responsable a Padrino López, Ministro de Defensa, de haber apartado a la Fanb de sus compromisos con la Constitución, transformándola en un “elemento fundamental de la ruptura del orden institucional”, continuó diciendo que el Ministro “…es plenamente responsable de adherir la conducta criminal, de asesinar a decenas de manifestantes pacíficos; es plenamente responsable de aplicar la justicia militar a civiles que se manifiestan pacíficamente”.

El Secretario recordó que la tortura y el asesinato son crímenes de lesa humanidad, también hizo mencionó la arbitraria destitución del Alcalde del Municipio Iribarren del estado Lara, Alfredo Ramos, así como reconoció la posición de la Fiscal General Luisa Ortega Díaz. En este orden de ideas, exhortó a los demás países a no callar ante la situación venezolana. “El tiempo se nos va de las mano y ya hay decenas de muertos y cientos de heridos y detenidos políticos, concluyó”


Prensa Provea