GINEBRA (16 de marzo de 2020) – Expertos en derechos humanos de la ONU* exhortaron hoy a los Estados a evitar la extralimitación de las medidas de seguridad en su respuesta al brote de coronavirus y les recordaron que los poderes de emergencia no deberían usarse para reprimir la disidencia.

“Si bien reconocemos la gravedad de la actual crisis de salud y reconocemos que el derecho internacional permite el uso de poderes de emergencia en respuesta a amenazas significativas, recordamos urgentemente a los Estados que cualquier respuesta de emergencia al Coronavirus debe ser proporcionada, necesaria y no discriminatoria”, Dijeron los expertos.

Este comunicado se hace eco del reciente llamado de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos a colocar los derechos humanos en el centro de la respuesta al Coronavirus.

Las declaraciones de estados de emergencia, ya sea por razones de salud o seguridad, tienen una guía clara en el derecho internacional, dijeron los expertos de la ONU. “El uso de los poderes de emergencia debe declararse públicamente y debe notificarse a los órganos de tratados pertinentes cuando los derechos fundamentales, incluidos la movilidad, la vida familiar y la reunión se ven significativamente limitados”.

“Además, las declaraciones de emergencia basadas en el brote de Covid-19 no deben usarse como base para focalizarse en grupos particulares, minorías o individuos. No debe funcionar como una excusa para la acción represiva con el pretexto de proteger la salud ni debe usarse para silenciar el trabajo de los defensores de los derechos humanos”

“Las restricciones tomadas para responder al virus deben estar motivadas por objetivos legítimos de salud pública y no deben usarse simplemente para reprimir la disidencia”.

Algunos Estados e instituciones de seguridad pueden encontrar atractivo el uso de poderes de emergencia porque ofrece atajos, dijeron los expertos. “Para evitar que los poderes excesivos sean parte de los sistemas legales y políticos, las restricciones deben ser aplicadas cautelosamente y deben ser el medio menos invasivo para proteger la salud pública”.

Finalmente, en los países donde el virus está disminuyendo, las autoridades deben tratar de devolver la vida a la normalidad y deben evitar el uso excesivo de poderes de emergencia para regular indefinidamente la vida cotidiana, dijeron.

“Alentamos a los Estados a mantenerse firmes en el mantenimiento de un enfoque basado en los derechos humanos para regular esta pandemia, a fin de facilitar el surgimiento de sociedades saludables con protección del estado de derecho y los derechos humanos”, dijeron los expertos de la ONU.

* Los expertos de la ONU: Relatora Especial sobre la promoción y protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales en la lucha contra el terrorismo, Sra. Fionnuala D. Ní Aoláin; la Relatora Especial sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias, Sra. Agnes Callamard; Relator Especial sobre la promoción y protección del derecho a la libertad de opinión y expresión, Sr. David Kaye; Relator Especial sobre la situación de los defensores de los derechos humanos, Sr. Michel Forst; Relator Especial sobre los derechos a la libertad de reunión pacífica y de asociación, Sr. Clément Nyaletsossi Voule; Relator Especial sobre el derecho a la salud física y mental, Sr. Dainius Pūras, Relator Especial sobre el derecho a la educación, la Sra. Koumbou Boly Barry; el Relator Especial sobre el derecho a la privacidad, Sr. Joe Cannataci; el Relator Especial sobre libertad de religión o creencias, Sr. Ahmed Shaheed; el Relator Especial sobre el derecho al desarrollo, Sr. Saad Alfarargi; el experto independiente en derechos humanos y solidaridad internacional, Obiora C. Okafor; el experto independiente en la promoción de un orden internacional democrático y equitativo, Livingstone Sewanyana, el relator especial sobre la independencia de los jueces y abogados, el señor Diego García-Sayán; y el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria: Sr. José Antonio Guevara Bermúdez (Presidente), Sra. Leigh Toomey (Vicepresidenta de Comunicaciones), Sra. Elina Steinerte (Vicepresidenta de Seguimiento), Sr. Seong-Phil Hong y el Sr. Sètondji Adjovi.

Los Relatores Especiales y los Expertos Independientes son parte de lo que se conoce como los Procedimientos Especiales del Consejo de Derechos Humanos. Procedimientos especiales, el mayor grupo de expertos independientes en el sistema de derechos humanos de la ONU, es el nombre general de los mecanismos independientes de investigación y monitoreo del Consejo que abordan situaciones específicas de países o cuestiones temáticas en todas partes del mundo. Los expertos en procedimientos especiales trabajan de forma voluntaria; no son personal de la ONU y no reciben un salario por su trabajo. Son independientes de cualquier gobierno u organización y sirven a título individual.

*Originalmente en inglés. Traducido por PROVEA.


COVID-19: States should not abuse emergency measures to suppress human rights – UN experts

GENEVA (16 March 2020) – UN human rights experts* today urged States to avoid overreach of security measures in their response to the coronavirus outbreak and reminded them that emergency powers should not be used to quash dissent.

“While we recognize the severity of the current health crisis and acknowledge that the use of emergency powers is allowed by international law in response to significant threats, we urgently remind States that any emergency responses to the coronavirus must be proportionate, necessary and non-discriminatory,” the experts said.

Their appeal echoes the recent call by the UN High Commissioner for Human Rights to put #HumanRights at the centre of #CoronavirusOutbreak response.

Declarations of states of emergency, whether for health or security reasons, have clear guidance from international law, the UN experts said. “The use of emergency powers must be publicly declared and should be notified to the relevant treaty bodies when fundamental rights including movement, family life and assembly are being significantly limited.”

“Moreover, emergency declarations based on the Covid-19 outbreak should not be used as a basis to target particular groups, minorities, or individuals. It should not function as a cover for repressive action under the guise of protecting health nor should it be used to silence the work of human rights defenders.

“Restrictions taken to respond to the virus must be motivated by legitimate public health goals and should not be used simply to quash dissent.”

Some States and security institutions may find the use of emergency powers attractive because it offers shortcuts, the experts said. “To prevent such excessive powers to become hardwired into legal and political systems, restrictions should be narrowly tailored and should be the least intrusive means to protect public health.”

Finally, in countries where the virus is waning, authorities must seek to return life to normal and must avoid excessive use of emergency powers to indefinitely regulate day-to-day life, they said.

“We encourage States to remain steadfast in maintaining a human rights-based approach to regulating this pandemic, in order to facilitate the emergence of healthy societies with rule of law and human rights protections,” the UN experts said.

ENDS