En días recientes medios de comunicación de línea oficialista divulgaron que por lo menos 7 personas habían sido quemadas vivas por manifestantes antigubernamentales. Esta información, de ser cierta, revelaría que las protestas contra el gobierno de Nicolás Maduro estarían perdiendo el carácter pacífico con el que habían comenzado el 01 de abril, y que sus participantes estarían cometiendo graves delitos. Con la intención de hacer las alertas y denuncias necesarias, Provea investigó cada uno de los casos, llegando a los siguientes descubrimientos preliminares, teniendo el Ministerio Público la obligación de investigar y aclarar cada uno de los casos.

1) Caso José Rodolfo Bouzamayor (33) y Alexander Rafael Sanoja (38) Maracaibo: Esta situación ha sido la más reciente, siendo denunciada por los medios oficiales mediante la publicación de un video. “Según se observa en el video, un hombre yace en el piso junto a la motocicleta mientras su cuerpo es arropado por las llamas ante la vista de quienes graban el momento. Otro intenta, con dificultad, alejarse del fuego. Nadie los socorre”, relata Russia Today.  Este audiovisual fue tomado de la cuenta twitter anónima pro-oficialista @EL_WOOS, que lo divulgó con el texto “ALERTA pueblo de Venezuela, TERRORISTAS de la -OPOSICIÓN MUD- queman vivas a dos personas que intentaban pasar por una Guarimba en Barinas”. Sin embargo, las imágenes eran un fragmento de un video más largo que fue publicado en youtube con el título “Momento en que motorizado muere carbonizado al impactar un camión en Sabaneta”, Maracaibo.

Según el balance del Ministerio Público, las dos personas eran José Rodolfo Bouzamayor Bravo, de 33 años, y Alexander Rafael Sanoja Sánchez, de 38 años: “En fecha 28 de junio de 2017 Bouzamayor se encontraba durante una manifestación en Sabaneta, calle 100 con avenida 18 Cristo de Aranza, municipio Maracaibo, estado Zulia, cuando se trasladaba manejando su vehículo tipo mototaxi; para evitar las barricadas un camión hizo un giro prohibido colisionando con la moto, por lo que resultó lesionado gravemente y falleció el 30 de junio de 2017. Igualmente falleció Sanoja, quien iba como pasajero en la moto”:

Según las informaciones reveladas por Versión Final y Que Pasa, la colisión habría producido el incendio y no la supuesta “molotov”, como se había asegurado. El choque se habría producido cerca de una protesta, por lo que en un principio se vincularon ambos hechos.

2) Caso Orlando Figuera (22), Caracas. Fue el primero de los casos denunciados, donde además se registraron varias dramáticas imágenes del hecho. Según el balance del Ministerio Público: “Tenía 22 años y se dedicaba al oficio de cuidar y aparcar vehículos en un supermercado en Las Mercedes. El 20 de mayo de 2017, Figuera se dirigía a la casa de su tío en Petare luego de haber culminado su jornada laboral. Ya en camino, específicamente en el sector Altamira, se encontró con un sujeto con el que había tenido un altercado anteriormente y que le había herido con arma blanca por una plaza de trabajo en Parque Miranda. Al verlo, el hombre inmediatamente lo agrede con un arma blanca ocasionándole una herida t comenzó a gritar a los manifestantes que estaban cerca “este estaba robando” para que la multitud lo agrediera física y verbalmente. En ese momento recibió varias heridas con armas blancas y una persona le roció gasolina y lo prendió en fuego. Minutos más tarde, personal de Salud Chacao lo asistió y trasladó al Hospital Domingo Luciani de El Llanito donde se encontraba en la unidad de cuidados intensivos hasta el pasado domingo 04 de junio de 2017, cuando falleció en horas de la madrugada”.

Hasta el 30 de mayo al menos 12 diligencias había hecho el Ministerio Público (MP) para investigar el caso, que incluyó una entrevista con la víctima. La investigación de la Fiscalía refutó que se tratar de un “crímen de odio”.

Nicolás Maduro había difundo un supuesto video del caso, el cual fue calificado como “manipulado” por la Fiscal General de la República en su rueda de prensa del día 24 de mayo: “Es realmente dantesco lo que ocurrió con el hombre quemado y apuñalado en Altamira, y es muy grave que estén circulando esos videos manipulados en beneficio de algunos de los grupos en pugna”, afirmó.

El 20 de mayo el Ministro de Comunicación anunció por su cuenta twitter: “@NicolasMaduro ordenó atención médica inmediata a joven quemado en 70% de su cuerpo por guarimberos, quienes además lo habrían apuñaleado”. A pesar de esta solicitud presidencia, la Fiscal reveló en una entrevista el 02 de junio que Orlando Figuera estaba muy delicado y que el fiscal que estaba a cargo de esa investigación solicitó a los médicos del hospital Domingo Luciani que le realizaran una serie de tratamientos porque de continuar así podía morir. “(El fiscal) expresó que es necesario que se continúe con un tratamiento adecuado, unas curas, pidió que se observara tal circunstancias”. En una comunicación institucional, fechada ese día y firmada por el Fiscal Provisorio 48 Dixon Zerpa, del Ministerio Público, se le solicitó al director del Hospital Domingo Luciani que Figuera “sea trasladado al Área de Quirófano a efectos de recibir el tratamiento (cura) de las heridas que padece, todo esto con la finalidad que le sean garantizadas la seguridad e higiene necesarias para tal labor, conforme a los protocolos establecidos en ese nosocomio”.

3) Caso Carlos Ramírez, Caracas. Según la información difundida por los medios de comunicación oficiales Ramírez detalló que mientras buscaba empleo entre las estaciones del Metro Altamira y Miranda fue interceptado por un hombre encapuchado, el 18 de mayo.

“Me dice epa chavista, yo le dije ¡yo no soy ningún chavista! Déjame pasar que yo voy a un edificio por aquí. Me lanzó un golpe y yo le lancé otro. Cuando intenté correr, dice ¡agarren al chavista!  Allí salieron como veinte “, relató Ramírez.

Recordó que le suplicó al atacante que no lo matara. Afortunadamente, el arma no disparó. “Te vas a morir por ser chavista, y empezaron a golpearme, me echaron un poco de gasolina encima y me prendieron fuego. Empecé a gritos a pedir auxilio”, detalló.

Gracias a una señora que le recomendó tirarse al piso para apagar su cuerpo, logró sofocar las llamas. Luego escapó del grupo que lo perseguía al ocultarse en el Cuerpo de Bomberos cercano.

Ramírez ser encuentra en recuperación de las quemaduras de 3 y a 4 grado en piernas y brazos. “Yo no justifico que quemen a alguien porque sea chavista. Ni porque estuviera robando. Esta gente sin escrúpulosos parece que no tiene familia, que no tiene hijos, no tienen mamá”, denunció. Aunque el hecho ocurrió el 18 de mayo, fue denunciado a partir del 23 de mayo por el ministro de comunicación.

A pesar de constituir un hecho punible, que ameritaría la sanción para sus responsables, Provea no pudo conseguir información sobre posibles actuaciones policiales o de la Fiscalía sobre este caso.

4) Caso Vladimir Peña (27) y Henry Escalona (21), Barquisimeto: Ocurrido el 23 de junio. Los jóvenes regresaban a la 1 de la mañana de una fiesta hacia su domicilio, ubicado en las viviendas “Residencias Larense” (GMVV) cuando fueron emboscados por personas encapuchadas que presuntamente les preguntaron “si eran chavistas”, cerca del monumento “La Botella”. Posteriormente los obligaron a arrodillarse y los apuntaron con un arma de fuego, para posteriormente rociarlos con gasolina e incendiarlos. Según el testimonio de las víctimas tuvieron que lanzarse a una quebrada para apagar el fuego. Los jóvenes fueron trasladados al Hospital Antonio María Pineda. Según los denunciantes no han podido recibir las curas necesarias porque el hospital no cuenta con insumos ni medicinas. Según Luis Rodríguez, representante del Consejo Comunal, “la agresión fue determinada por la identificación con el chavismo, proclamada a viva voz por las víctimas, y por la hostilidad que desde el inicio de la violencia ha caracterizado la interacción de lo grupos de choque de la MUD con los habitantes de los urbanismos de Misión Vivienda”.

5) Caso Giovanny González (24), Caracas. El ministro de Interior y justicia Néstor Reverol denunció, a través de su cuenta twitter, que el 26 de junio un joven de 24 años fue “quemado y apuñalado por encapuchados” al ser confundido con un “chavista” en un sector del este de Caracas, y aseguró que esto es una “muestra de los delitos de odio de la derecha fascista”. “Un joven identificado como Giovanny González (24) fue quemado y apuñalado por encapuchados en La Castellana al confundirlo como chavista”, dijo Reverol, divulgando una imagen del joven por sus redes sociales. A pesar de ser una noticia ampliamente divulgada, la única fuente de información ha sido estos mensajes de Reverol. Se desconoce actuaciones policiales o del Ministerio Público contra los agresores del joven.

Provea exige a las autoridades la investigación y sanción de los responsables de las agresiones en los diferentes casos donde sí hubo una presunta agresión en el contexto de una manifestación. Todas y cada una de las denuncias sobre delitos, como en estos casos, y violaciones de derechos humanos deben ser aclaradas y sus autores penalizados según la ley, respetando el debido proceso. Provea espera que, en el marco de sus competencias como titular de la acción penal en nuestro país, sea el Ministerio Público quien, tras las pesquisas de rigor, coloque a los responsables en los tribunales.

Asimismo, reiteramos a los manifestantes que deben ejercer su derecho a la protesta de manera pacífica. Actos de violencia deben ser castigados por las autoridades y generan el rechazo de la población hacia la propia manifestación.

Por último, la dificultad de las personas víctimas de quemaduras de obtener una atención médica satisfactoria en los hospitales públicos, revela la situación de crisis de la asistencia sanitaria en el país, que es parte precisamente de las demandas populares que no encuentran en las actuales circunstancias una canalización institucional.