EL gobierno de la República de Colombia, a través de su cancillería, difundió este sábado un comunicado en el que expresa su desacuerdo con el anuncio hecho por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en el que no descartó el empleo de la fuerza militar para solucionar la crisis política, económica y social que vive Venezuela y que se ha agravado desde la ruptura del hilo constitucional y la imposición de la fraudulenta “asamblea nacional constituyente”.

En sintonía con la posición asumida ayer por el bloque regional Mercosur, el gobierno de Colombia reiteró que es necesario insistir en los esfuerzos diplomáticos de la comunidad internacional para buscar una salida pacífica y concertada a la crisis venezolana, para ello pidió la intermediación de la Organización de Naciones Unidas (ONU) a través de su Secretario General, Antonio Guterres, para que emplee el mecanismo de solución pacífica de controversias que permita el reestablecimiento del diálogo entre los actores políticos y la vuelta a la democracia en nuestro país.

A continuación reproducimos el comunicado de la Cancillería colombiana:

“El Ministerio de Relaciones Exteriores, en nombre del Gobierno de Colombia, ha sido explícito en su condena a la ruptura constitucional de Venezuela. Considera urgente mantener la postura adoptada por varios países y las declaraciones y decisiones individuales y colectivas en la región para restablecer las instituciones democráticas en Venezuela, tal y como lo hicimos en la Declaración de Lima del 8 de agosto pasado. 

A pesar de las dificultades actuales para lograr una salida pacífica y negociada, seguimos creyendo que este camino es el adecuado para encontrar soluciones de largo plazo para el pueblo venezolano. En este contexto y respetando los principios y propósitos de la Carta de Naciones Unidas y del derecho internacional, hemos hecho llamados al Secretario General de Naciones Unidas para que utilice los mecanismos de solución pacífica de controversias y buenos oficios para crear las condiciones que se requieren para una negociación que ponga fin a la crisis de ruptura democrática en Venezuela.

En este sentido, rechazamos medidas militares y el uso de la fuerza en el sistema internacional. Todas las medidas deben darse sobre el respeto de la soberanía de Venezuela a través de soluciones pacíficas.” 

Bogotá, 12 de agosto de 2017.


Prensa Provea