Este 12 de febrero se celebra un nuevo día de la juventud en Venezuela, pero ni los jóvenes ni sus padres tienen motivos para celebrar cuando no existe democracia, no existe un estado de derecho, no existe el respeto a sus derechos económicos, sociales y culturales, como tampoco al resto de derechos fundamentales e importantes para la dignidad humana de toda persona. Además, en muchos persiste el vacío y la sombra de unos días oscuros donde miles salieron a manifestar pacíficamente para exigir libertad.

Provea tuvo la oportunidad de conversar con diversos padres de víctimas de las protestas del 2017 a propósito de un nuevo día de la juventud, donde ellos no podrán celebrarlo junto a sus amados jóvenes que perdieron la vida como muchos otros: buscando un mejor futuro. Para la entrevista, los padres recordaron los días difíciles cuando sus hijos murieron a manos de la dictadura; una herida que permanece viva al no encontrar justicia. Pero, un deseo en ellos se encuentra más vigente que nunca: encontrar justicia y crear memoria de todo lo que pasó.

Estos padres demostraron el valor una vez más por levantar su voz y salir de las sombras con sus testimonios, demostrar que no tienen miedo y aunque siempre sus declaraciones les recuerden momentos agridulces, ellos harán todo lo que esté en sus manos para encontrar fuerza y no callar

Para el señor José Gregorio Pernalete, padre de Juan Pablo Pernalete -joven asesinado en las protestas del 2017 con solo 20 años- y de Gabriela Pernalete -joven de 19 años que murió recientemente a causa de un cáncer- los jóvenes de Venezuela no tienen nada que celebrar porque en el país lo que sobran son carencias de todos los tipos, desde lo educativo hasta la social. “Mientras este gobierno siga, ellos no tienen futuro” asegura Pernalete, quien cree que los sueños y las posibilidades de los venezolanos están cercenados y controlados de acuerdo al gobernante de turno.

No hay libertad, no tienen libertad para escoger, para elegir, para decidir, para hacer de un empleo sus vidas plenas” Así es como Pernalete vislumbra la actualidad de Venezuela, quien confiesa que él perdió a su hijo por el simple hecho de que saliera a manifestar a ejercer su derecho fundamental a la protesta, a ser escuchado… “Por esa razón los asesinaron, se dirigieron contra un grupo indefenso, desarmado, y cometieron ellos crímenes de lesa humanidad” puntualiza Pernalete, quien agregó que sin duda el gobierno de Maduro ha envejecido a la juventud venezolana por sumirlos en una preocupación diaria y constante que no es normal, donde cada día los problemas y la crisis golpean las esperanzas y sueños de muchos que solo quieren libertad, buenas condiciones y el respeto de su dignidad humana.

“¿Qué tenemos que celebrar si ya los mataron?” Es la premisa que cuenta Dexy González, mamá de Rubén Darío, un joven de solo 16 años que fue asesinado en los alrededores de Valencia el 10 de julio del 2017, cuando estaba a punto de graduarse de Bachiller. Para Dexy no hay nada que celebrar porque tanto como a ella, como a muchos venezolanos, le cortaron sus sueños y esperanzas. “Al final no tienen derecho a nada, no tienen salud, no tienen educación, ni siquiera derecho a protestar porque los matan” es la frase con la que Dexy describe su dolor e indignación por la injusticias de un país que continua bajo el mandato de un grupo de poder que es constantemente denunciado como violador de derechos humanos.

Sistema corrupto

La señora Elvira Pernalete, esposa y madre de Juan Pablo y Gabriela Pernalete, afirmó con rabia que los padres de las víctimas sienten frustración y decepción por un sistema de justicia corrupto, viciado a nivel interno y externo que solo busca continuar la injusticia. “Ellos juegan a cansarnos” subrayó mientras muy personalmente describía las trabas judiciales a las que se han enfrentado como padres “15 veces nos han cambiado el fiscal” asegurando que seguirán de pie las veces que sean necesarias para encontrar justicia. Elvira confesó entre lágrimas que siente mucho dolor porque una vez más no podrá decirle a su hijo “feliz día de la juventud” ya que ni él ni su pequeña van a estar a su lado, mientras que afirmaba que sentía mucho orgullo por su Juan Pablo porque él defendió sus ideales “nunca se arrodilló”.

“Seguimos, seguimos de pie, tenemos mucho valor, a Dexy, a Zulmi, a mi esposo, nos ven levantados, porque tenemos orgullo, convicción”

Mensaje a los padres del 2014

Los tres padres coincidieron en un llamado a todos los familiares de los asesinados en las protestas del 2014 para retomar su búsqueda de justicia, estos crímenes son de lesa humanidad por lo que no prescriben(no pierde vigencia con los años). Aseguraron que cada padre tiene derecho a defender a sus hijos como les parezca, pero que aún hay tiempo para seguir luchando y unirse con otros familiares de víctimas para exigir reparación y justicia.

“No hay miedo, ¿miedo a qué? Si nosotros ya lo perdimos todo” Señalaron, mientras afirmaban que seguirán de pie, irán a donde tengan que ir pero unidos, como grupo. Recientemente, estos tres padres, junto a otros familiares de víctimas, formaron la Alianza de Familiares y Víctimas del 2017 (Alfavic-2017) un comité que anhela la justicia para todos sus hijos, víctimas de la represión y autoritarismo de un grupo de poder que acabó con sus vidas en las protestas del 2017.

Memoria

Finalmente, luego de los extensos y sinceros testimonios, llenos de lágrimas y recuerdos, los tres padres coincidieron en que una de sus misiones es seguir creando memoria histórica para que no se vuelva a repetir ni tampoco se olvide la muerte de ningún joven venezolano, contar las historias de estos jóvenes las veces que sean necesarias y a quien sea para que no vuelva a instalarse otro sistema de gobierno como el actual que “destruyó a Venezuela” en sus palabras y evitar que la situación se repita.

La gente nos llama y nos dice “ya, supérenlo, busquen su vida, tengan otro hijo, adopten” No es fácil, son muchos recuerdos y vivencias que no podemos superar ni tampoco pasar la página…Que no se olvide nada, conseguiremos la justicia.

Óscar Calles, Prensa PROVEA.