En horas de la mañana de este lunes un grupo de asociaciones de jubilados y pensionados se reunieron en los espacios de la Plaza de la Moneda en Altagracia, Caracas, con la intención de exigir el pago del bono de alimentación.

La iniciativa fue respaldada por jubilados del sector salud y tenía como objetivo movilizarse hasta la Defensoría del Pueblo para solicitar la aprobación del bono de alimentación.

Carlos Julio Rivera, presidente de la Asociación de Trabajadores Jubilados del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS), advirtió sobre la situación precaria que atraviesan los adultos mayores frente a la falta de medicinas y la escasez de efectivo, situación que ha impactado directamente en la salud de los mismos.

“La finalidad de esta actividad es exigirle una respuesta a las autoridades para que se apruebe el cestaticket para los jubilados. Actualmente más de 38 instituciones del Estado cobran este beneficio. ¿Qué pasa con nosotros? La pensión actualmente es una limosna. Tenemos compañeros que se están muriendo. Hacemos un llamado al presidente de la República como sindicalista que recuerde que su madre trabajó en el Seguro social.” expresó Rivera

Luis Caro, representante sindical de UFASUR, destacó que la lucha se remite a un trayecto prologado desde hace 4 años ante lo establecido en el artículo 80, 83 y 86 de la CRBV.

“Exigimos una protección al anciano, deben responder ante la mirada indolente, los ancianos tienen que retirar efectivo al menos 8 o 9 veces. Los ancianos se están muriendo de mengua.” denunció Caro

El sindicalista comentó que anteriormente los medicamentos se consignaban en la farmacia de alto riesgo del IVSS, en los últimos seis meses, la institución no ha respondido y ha omitido las solicitudes.

Ismael García, representante de la  Asociación de Trabajadores Emprendedores y Microempresarios (ATRAEM), exhortó a las autoridades a responder ante las necesidades de los adultos mayores.

“Más de 3.000.000 de ex trabajadores activos se ven afectados por no tener este beneficio. Le pedimos al Gobierno que acepte la ayuda de países vecinos. Actualmente los vecinos somos zombies, hemos perdido peso y sólo pasamos de una a otra cola.”señaló García

Emilio Lozada, presidente de la Federación Nacional de Jubilados y Pensionados comentó que la iniciativa contemplará otras acciones para exigir un trato digno hacia los adultos mayores. Recalcó que el bono de alimentación fue aprobado hace un año y seis meses pro la Asamblea Nacional, pero todavía no ha sido procesado por no contar con la firma del primer mandatario.

“La protesta va a seguir, tomaremos acciones de forma continua, vamos hacernos oír, los ancianos están en condiciones críticas y necesitan beneficios que les pertenecen y que además han sido aprobados con antelación.” puntualizó Lozada.


Prensa Provea