Les activistes y organizaciones de Derechos LGBTIQ+ mediante este comunicado rechazamos la posición antiderechos que la Asamblea Nacional ha expresado en el “Acuerdo sobre Acciones Tendientes a Visibilizar y Mitigar el Impacto Diferenciado del COVID-19 sobre Población de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transgéneros e Intersex como Consecuencia de la Homofobia, Transfobia y Bifobia” introducido por la Diputada Tamara Adrián siendo aprobado por mayoría en la sesión del martes 19 de mayo de 2020. 

En dicho Acuerdo, en el punto Quinto expresa: “Se exhorta a las Comisiones Permanentes y Subcomisiones del Parlamento la revisión de la legislación vigente en Venezuela para proponer a la plenaria proyectos de ley que acaben con la segregación legal y establezcan la igualdad efectiva ante las personas LGBTI incluyendo el inciso “sin perjuicio de lo establecido en el artículo 77 de la CRBV. Siendo el artículo que establece el reconocimiento del Estado del matrimonio entre un hombre cisgénero y una mujer cisgénero. 

Desde nuestra perspectiva como activistas, movimientos y organizaciones LGBTIQ+ el uso de la coletilla para finalizar el Quinto punto es un intento de obstaculizar la materialización de progresividad en nuestros derechos, eliminando así la posibilidad del reconocimiento del Matrimonio Igualitario como también la Identidad de Género de las personas trans. Nuestra Constitución establece en su artículo 22  que “La enunciación de los derechos y garantías contenidos en la Constitución y en los instrumentos internacionales sobre derechos humanos no debe entenderse como negación de otros, que siendo inherente a la persona, no figuren expresamente en ellos”. De allí que el art 77 Constitucional no tiene facultad alguna para  suplantar y anular nuestros derechos.

Según el testimonio de la Diputada Tamara Adrián la versión original entregada a la Secretaría de la Asamblea Nacional incluía el cumplimiento de la Opinión Consultiva 24/17 de la Corte IDH. Pero, el partido Primero Justicia incluyó la frase de defensa del artículo 77 de la Constitución, lo que representa una contradicción al mismo espíritu del acuerdo. Aunque la posición antiderechos fue asumida por la Asamblea Nacional al ser aprobado el acuerdo por la mayoría de los diputados.

Subrayamos que esta posición de la Asamblea Nacional y su mayoría de Diputados es cónsona con la decisión del año 2014 de no debatir el proyecto de Matrimonio Igualitario. No incluir derechos LGBTIQ+ en el llamado “Plan País” ni legislar sobre las demandas y exigencias históricas que el Estado venezolano mantiene con nuestro colectivo. También es consecuente con la posición LGBTIQfóbica del resto de Poderes Públicos que bloquean el avance de los derechos civiles como el Tribunal Supremo de Justicia que tiene engavetadas seis demandas vinculadas a la causa igualitaria, siendo la del derecho a la identidad de género de la diputada Tamara Adrián la más antigua, pendiente por respuesta desde el año 2004. 

En marco de la Emergencia Humanitaria en Venezuela y de la crisis por la COVID-19, la situación de vulnerabilidad de las personas LGBTIQ+ aumenta día tras día. Los cálculos políticos, los intereses religiosos, el silencio y la abierta contradicción a legislar sobre la protección de derechos de nuestro colectivo se traduce en vidas, en indignidad y representa una violación a los Derechos Humanos y son responsabilidad hoy de quienes representan el Parlamento y la pluralidad de ideas, creencias y sentires del país. 

Alzamos la voz para denunciar que las personas LGBTIQ+ enfrentamos las mayores amenazas a nuestros derechos humanos debido a la vulnerabilidad ocasionada por la desprotección histórica de las instituciones y que esas vulnerabilidades se multiplican en grupos de mayor riesgo dentro de nuestra gente: Niñes LGBTIQ+, infantes transgénero, personas con discapacidad, de pueblos nativos, de tercera edad, trabajadoras sexuales, mujeres lesbianas, bisexuales y trans, intersexuales, personas no binarias, migrantes y refugiades, afrovenezolanes, campesines, personas que viven con VIH o con enfermedades crónicas y quienes están en situación de calle. Es necesario que desde el Estado, especialmente desde el poder Legislativo, se fijen posturas frente a estas realidades. 

Insistimos en que sin reconocimiento de derechos para todas las personas, incluyendo a personas LGBTIQ+, no habrá democracia posible. No existirá inclusión e igualdad si millones de ciudadanes estamos por fuera de cualquier proyecto. La violencia contra gais, lesbianas, bisexuales, transgénero, intersexuales y queers en Venezuela es estructural: empieza en nuestras casas y escuelas, se replica en liceos, universidades, espacios públicos, empresas, puestos de trabajo, hospitales, medios de comunicación, iglesias e instituciones. Debemos dar pasos contundentes para acabar con ella.

En ese sentido, activistas, movimientos y organizaciones LGBTIQ+ en Venezuela y el exilio unimos nuestras luchas y voces para: 

  1. Exigir a la Asamblea Nacional la modificación inmediata del Acuerdo aprobado de forma poco transparente y respaldar la versión original de la propuesta ratificando el resto de los acuerdos.
  2. Exigir que se inicia en el menor plazo posible dentro de las Comisiones y Subcomisiones del Parlamento la revisión de la legislación y la recepción de proyectos de Ley que reconozcan y garanticen los derechos de la población LGBTIQ+ en su pluralidad, diversidad e interseccionalidad sin dejar a nadie atrás.
  3. Exigir la inclusión de activistas, movimientos y organizaciones LGBTIQ en Venezuela y el exilio para aportar en este proceso de revisión y debate de proyectos de Ley.
  4. Repudiar los intentos de la bancada del partido Primero Justicia de impedir reiteradamente el avance de los derechos LGBTIQ+ desde el poder Legislativo y exigimos al resto de bancadas y partidos políticos presentar al país su postura y propuestas concretas en materia de derechos de la población LGBTIQ+
  5. Exigir a la Asamblea Nacional abrir en primera discusión la propuesta del proyecto de Ley de Matrimonio Igualitario introducido en 2014 por más de 40 organizaciones de la sociedad civil y 20.000 firmas de respaldo y acelerar la inclusión del Proyecto de Ley de Identidad de Género, la Ley contra crímenes y Discursos de Odio y una Ley Antidiscriminación a personas LGBTIQ.
  6. Exigir que se reconozcan y garanticen los derechos humanos en plenitud de las personas LGBTIQ+ garantizando cumplimiento de los tratados y acuerdos internacionales en esta materia.
  7. Hacer un llamamiento a todas las personas LGBTIQ+ que militan en los partidos políticos venezolanos a que alcen su voz y derrumben los muros que impiden el debate de la agenda igualitaria en sus toldas políticas y que prioricen, en este momento crucial, la lucha por derechos civiles frente a la militancia. Su resistencia y su voz es fundamental para esta lucha histórica.

 

Nuestros derechos son impostergables 🌈

 

Organizaciones nacionales:

– SOMOS

– NUDDSO

– Joven Pride

– Prodiversxs

– Desiguales 

– Diferentxs

– Provea 

– Positivos en Colectivo

– Fundación Reflejos de Venezuela

– Unión Afirmativa

– País Plural

-Venezuela Diversa A.C

– Venezuela Igualitaria

 

Internacionales:

-Red Internacional de Activistas LGBTIQ Venezolanes Refuigiados y Migrantes. 

– Aremidiar /Argentina 

– Fuvadis / Colombia

-America Diversa / Estados Unidos

– Colective Trascendentes

 

Activistas:

-Jose Manuel Simons / Chile

-Juan Carlos Viera / Mexico

– Richelle Briceño

– Jeffrey Rodríguez

– Yendri Velásquez

-Ower Alexander Oberto / Canada Activista PVVIH y Refugiados

– Eleazar Escalona