Foto: archivo

Difundimos un reporte sobre la situación de derechos humanos en el Municipio Guajira del estado Zulia, en medio de la emergencia generada por la pandemia del COVID-19, y las medidas adoptadas por el gobierno de facto de Nicolás Maduro. El informe, elaborado por el periodista y activista de Derechos Humanos, Algimiro Montiel, da cuenta de las diversas situaciones que han afectado los derechos a la alimentación, libre expresión, libre tránsito, libertad personal, entre otros, de los pueblos Wayúu y Añu que habitan la región, una zona que se encuentra bajo el control militar desde el año 2010.


‘Guajira’

El municipio fronterizo Guajira, está ubicado en el extremo norte del estado Zulia, un territorio ocupado en un 80% por indígenas de la Etnia Wayuu, un 10% por Añú y otra parte por criollos. Es conocido por ser el paso fronterizo más concurrido y menos mediático, pero esto no le resta importancia para quienes entran o salen del país ya que cuenta con una de las fronteras de Venezuela con Colombia denominada Paraguachón, la más diversa de todas, donde convive un coctel de corrupción y actos ilícitos como en cualquier otra, pero esta con escala aún más grande de descaro. 

El 15 de Marzo, tras el anuncio de la presencia del COVID-19 en dos pacientes en el estado Miranda, el municipio Guajira recibe el impacto más fuerte, el presidente Colombiano Iván Duque, bloqueó  su Frontera y desde Venezuela se activó y movilizó hacia todas las vías fronterizas del municipio un control militar como en ambiente de guerra, la alcaldía activó un grupo de médicos en el peaje Paraguachón como punto para atender a las personas que entran desviando los controles a través de las trochas.

Este mismo domingo, la Alcaldía de la Guajira desplegó a los consejos comunales para iniciar la venta de alimentos a las más de 30 mil personas que atienden mediante el programa “Mercal Casa a Casa” y a otros 25 mil que no estaban en ese censo y que fueron incluidos bajo el nombre de ‘Rezagados’ también recibieron su bolsa a un costo de 120 mil bolívares, Los trabajadores públicos y estudiantes Universitarios también recibieron su bolsa, llegando a distribuirse un total de más de 100 mil bolsas de alimentos que contenía 13 artículos:

4 kilos de Arroz, 2 Lentejas, 1 litro de Aceite, 1 Azúcar, 1 Caraota, 2 Pastas, 1 Harina de Trigo, 2 Harina de maíz.

Lunes 16. El estado Venezolano ordenó el inicio de una ‘Cuarentena Colectiva’ lo que para muchos significaba un monitoreo por médicos en vías, plazas y comercios de las personas con síntomas de alguna enfermedad sospechosa pero no fue así, se ordenó inmediatamente el cese de todas las actividades educativas, se bloqueó el paso en el Puente Río Limón (vía que conecta al municipio Mara y Maracaibo con la Guajira) y en las 6 alcabalas de la Guardia Nacional que hay desde Río Limón hasta Paraguachón se bloqueó el tráfico de vehículos, quedando el municipio totalmente aislado, el transporte comenzó a fluir en menor cantidad y los pasajes aumentaron, quedando el corto en 50 mil bolívares que horas más tarde llegó a costar hasta 100 mil. La movilización se fue paralizando y los locales comerciales cerraron, todo comenzó a desolarse en cuestión de horas.

17 de Marzo. El Presidente Iván Duque anuncia formalmente que inicia el cierre total de las fronteras de su país con el nuestro, quedando claro que las trochas ya no servirían para ingresar a Maicao porque estaban militarizadas por Colombia y eso comenzó a inquietar a la población Wayuu, quienes aseguran que esa frontera -a pesar de estar cerrada por orden de Nicolás Maduro desde el 7 de septiembre de 2015- aún la población cruzaba a pie o por las trochas cancelando peajes a los militares venezolanos para poder surtir de alimentos y artículos necesarios al municipio y a la región zuliana.

Foto: archivo

Esto comenzó a sentirse en la Carretera internacional Troncal del Caribe donde la movilidad vehicular era muy concurrida y sólo ingresaban unos que otros con personas que venían de Colombia con sus maletas de retorno para pasar la Cuarentena con sus familias ya que temían lo peor, en esta tónica se cree que cruzaron alrededor de 1500 personas desde Colombia, que se fueron aglomerado en la cabecera del puente Río Limón donde les impedían pasar, frente a ellos dos tanquetas de la Guardia Nacional les advertía que deberían permanecer allí, el desespero por llegar a sus hogares también mantenía a quienes venían desde Maracaibo e intentarían cruzar a la Guajira. Paso que no les fue permitido hasta que se tomará una decisión sobre ellos por parte de las autoridades.

A las 6:25 PM, vecinos del sector Paraguachón (Colombia) se organizaron y en masas se volcaron hacia uno de los camiones que venía cargado de alimentos y que tenía intenciones de ingresar a Venezuela, esto generó molestias para los pobladores, quienes aseguraron a la prensa colombiana que su acción hacia estos camiones se debió a que pertenecen al gobierno venezolano, que se lucra a costa de las necesidades del pueblo. En este saqueo, el conductor del camión afectado resultó herido, el vehículo destrozado y se perdió todo el cargamento, mientras que los otros camiones lograron ser protegidos por la policía de ese país, tras dispersar a los manifestantes con gases.

11:30 PM, la ira no se pudo contener más, y las personas que se encontraban en la cabecera del Río Limón ya habían perdido la calma y comenzaron a protestar frente al piquete de la Guardia Nacional que allí se encontraba, entonaban el himno nacional y solo exigían que los dejaran cruzar para completar su ruta a casa, pero todo era en vano, las autoridades incrementaron su número y la población decidió quemar la maleza a un lado de la vía para generar más presión. Dos horas después se acordó trasladarlos hacia Maracaibo y La Guajira, y es así como terminó su odisea.

18 de Marzo. El control de vías por parte de las autoridades se intensificó, la población dejó de salir porque simplemente se quedó sin transporte, todo quedó paralizado, excepto el mercado Los Filuos que seguía funcionando, pero los precios aumentaron significativamente por los controles que pagan los comerciantes para trasladar insumos de Maicao hacia La Guajira.

Lunes 23 de Marzo. 6:15 PM, vecinos de los sectores El Arroyo y Las Guardias intentaron saquear varios camiones cargados de alimentos que ingresaron desde Colombia -autorizados por la alcaldía de la Guajira y Zona de Defensa Integral (Zodi)- pero la Guardia Nacional se lo impide intimidándolos con tanquetas y equipos represivos, la población tomó la alcabala del sector Las Guardias exigiendo alimentos pero todo fue en vano, la respuesta de los funcionarios fue: “si no se retiran nos toca actuar” y cerca de las 12:40 de la medianoche los vecinos se cansaron y volvieron a sus casas. A las 2:30 AM, unos 18 camiones cruzaron por esta vía escoltados por más de 80 efectivos de la GNB en motos, vehículos y tanquetas pero esto no les impidió a los vecinos del sector Las Pitias para atacarlos a pedradas, escaparon con sus vidrios rotos. 

Esta situación sigue manteniéndose latente en la localidad, ya que los vecinos aseguran seguir acechando a estos camiones porque la paralización mantiene a las personas sin poder moverse a buscar el sustento, mientras el gobierno municipal reactivó la Coordinación de Actividades Económicas y Comerciales de La Guajira, donde según podrán circular martes y jueves de 08:00 AM a 02:00 PM aquellos comerciantes que la misma alcaldía autoriza. 

-Contexto Comercial y Económico.

No existe ningún plan de atención a los comerciantes del municipio Guajira, los pocos que han abastecido sus locales lo hacen por cuenta propia, cruzan hacia Colombia por trochas que son aún más complejas por el control de las autoridades, arriesgándose a la inseguridad, el cobro de peajes por las autoridades venezolanas y el alto costo del pasaje. Es por ello que el producto llega al mercado con un sobreprecio por encima del 80%.

La Alcaldía y la Zodi, autorizaron el paso de camiones, estos mismos cruzan por las trochas en la frontera luego son escoltados por la Guardia Nacional y PoliGuajira hasta el municipio Mara y en algunos momentos hasta Maracaibo, estas personas que recibieron tal beneficio se trata de un pequeño grupo de comerciantes la mayoría de ellos provenientes de localidades foráneas, para que sean ellos los que se encarguen de la venta y distribución de alimentos en la capital de la región zuliana, dejando a un lado a los verdaderos comerciantes que atienden a las comunidades.

Los pocos abastos que aún mantienen sus puertas abiertas se quedan sin insumos y según una encuesta que se realizó en más de 15 de ellos quedaba alimentos sólo hasta finales del mes de marzo.

No hay demanda en los locales de venta de víveres ya que la población se mantiene sin ingresos de efectivo ni mucho menos en cuentas de tarjeta de débito ya que los locales que cuentan con este servicio aseguran que se vende por debajo de la demanda diaria común, y muchas veces no se vende nada.

La mayoría de los comerciantes informales (vendedores de comida rápida, chichas, artesanías, mototaxista, por puestos, autobuses) se encuentran totalmente paralizados.

Más de 80% del sector laboral y comercial se encuentra paralizado, sólo laboran: sector salud, seguridad y funcionarios de la Alcaldía.

-Contexto en Salud.

Los dos Hospitales del municipio se encuentran activos, junto a ellos los dos Centros de Diagnóstico Integral de Sinamaica y Paraguaipoa, hay personal médico disponible pero estos mismos denuncian que se le hacen difícil llegar a sus puestos de trabajo debido a que no cuentan con transporte.

Las condiciones de los centros de salud es mínima, hay insumos en pequeña cantidad pero para estricta emergencia, aquellos pacientes que ingresan a diario deben comprar sus propios insumos y solo se cuenta con una ambulancia. 

No hay condiciones para un plan de contingencia de gran escala; el servicio eléctrico al fallar quedan a oscuras los centros de salud y esto ocurre con frecuencia por las fluctuaciones de voltaje. 

-Contexto en Servicios Públicos. 

El abastecimiento de Agua es controlado por los camiones cisternas, la pipa cuesta 25 mil bolívares y son pocos los afortunados que pueden ser abastecidos ya que las comunidades más apartadas se surten de arroyos, otros simplemente no tienen y buscan subsistir con lo que puedan conseguir a kilómetros de distancia, tales los casos de Alitain, Varilla Blanca, Caujarito, Alpanate entre otros.

El fluido eléctrico es inestable, la falta de lavado del cableado genera que estos se dañen y se quiebren por la alta contaminación de la salina que afecta al aluminio de lo cual está hecho el tramo eléctrico.

No hay formas de salir de compras, ya que los comercios están cerrados y sobre todo no hay ningún tipo transporte disponible para movilizarse. 

Los Insumos alimentarios se agotan y la alacena de los que tenían ya esta en su momento crítico.

-Contexto En Libertad de Expresión. 

Los periodistas de medios de comunicación se mantienen en medio del aislamiento, ya que no hay formas de transportarse para poder cubrir las informaciones. 

No se permite cubrir noticias por parte de las autoridades, y se prohíbe grabar en protestas para impedir fuga de imágenes. 

Las Autoridades desmienten toda información que se publica desde la Guajira, excepto aquellas que realizan su equipo de trabajo. 

La señal telefónica no escapa de la situación, se mantienen apagadas por horas y días, lo que impide comunicarse fluidamente.

No hay un gremio en la localidad u organización que respalde al comunicador ante las vulneraciones de Derechos. 

El Lunes 23, en medio de la manifestación de los vecinos de El Arroyo y Las Guardias, funcionarios del grupo Rural de la Guardia Nacional le exigieron al periodista Algimiro Montiel, retirarse del lugar y evitar grabar cualquier situación pese a que este se encontraba al frente de su vivienda, lugar donde se registró la manifestación. 

Transcurridos ya nueve (9) días de esa imposición de control a la cual ha sido sometida la Guajira, aún no hay un plan de acción del gobierno ante lo que denuncia la población por lo que la garantía del derecho a la alimentación, salud, acceso a servicios públicos se vulnera considerablemente.

Junto a toda esta situación crece aún más la inseguridad: Robos, atracos y asesinatos hacen estragos hacia quienes retornan hacia el país desde Colombia sin que puedan contar con un apoyo de las autoridades, sin transporte para poder llegar a su hogares y chequeos médicos para así mantener el control sanitario sobre ellos.

Redactado: Por Algimiro Montiel

Miércoles, 25 de Marzo, a las 8:30 AM