El 27 de febrero de 1989 ocurrió una de las más graves violaciones de derechos humanos de la Venezuela contemporánea, cuando funcionarios policiales y militares reprimieron una ola de manifestaciones y saqueos en diferentes partes de Venezuela, generando un número indeterminado de muertes y desaparecidos en el país. Los familiares de las víctimas fundaron Cofavic, en un proceso que nos recuerdan las siguientes imágenes.