Gregorio Afonso | El país conoció en agosto de 2019, en pleno período de vacaciones del sector educativo, la decisión del régimen de escalar su ofensiva contra las universidades autónomas a través de la toma directa del gobierno universitario, es decir, concretar el allanamiento de la universidad venezolana, claro está, conforme a la particular y novedosa forma de violentar la autonomía universitaria de la actual dictadura, no se lo planteo, al menos inicialmente, con movilización policial y militar, sino a través de una sentencia judicial, en este caso, emanada de la Sala Constitucional del Tribunal Suprema de Justicia e identificada como: la 0324.

La dictadura orientada en el propósito de tomar directamente el gobierno universitario, colocó el 27 de febrero del año 2020, como fecha de vencimiento de la autonomía universitaria, ese día, se cumplirían los seis meses dispuestos por la sentencia 0324 del TSJ, para realizar las elecciones de las autoridades universitarias conforme a la normas que ella dispuso, si no se realizaban tales elecciones, estos cargos rectorales y decanales serían declarados vacantes en forma absoluta y en consecuencia, el Consejo Nacional de Universidades –un organismo controlado por la dictadura- estaría facultado para designar nuevas autoridades, es decir, se concretaría la intervención y el allanamiento, en este caso, sería el turno de la Universidad Central de Venezuela.

A penas se conoció la sentencia 0324, la respuesta de los universitarios no se hizo esperar. En pleno período vacacional, la Asociación de Profesores de la Universidad Central de Venezuela (APUCV) realizó en su sede, a casa llena, una asamblea de docentes que reiteró su rechazo a los propósitos interventores de la dictadura impulsados a través del TSJ[1], luego en octubre se realizó un multitudinario acto en el Aula Magna de la UCV[2] convocado por las autoridades universitarias que reiteró el compromiso de los universitarios y diversas organizaciones sociales de defender la autonomía.

Además de los eventos señalados, los estudiantes, la Catedra de Derecho Constitucional de la UCV, el profesorado UCEVISTA a través de una consulta convocada por la APUCV; organizaciones sociales y defensoras de los derechos humanos en general y en el ámbito universitario en particular, como son: Aula Abierta, RedUni, el Centro para la Paz y Derechos Humanos de la UCV, además de la Asociación Venezolana de Rectores Universitarios y diversas instancias del gobierno universitario;  se manifestaron en contra de la sentencia 0324 y en favor de la autonomía universitaria.

Entre agosto de 2019 y febrero de 2020 y ante las manifestaciones de los universitarios, la dictadura jugó a dos manos, con una trató de generar la imagen de la conciliación y el diálogo y con la otra, no escatimó esfuerzo en mostrar su talante autoritario y decisión de reprimir. Con la primera, trató de dividir y distraer a los universitarios para conducirlos a aceptar la sentencia 0324 en forma concertada. Los protagonistas de esa estrategia eran la Comisión designada por el Consejo Nacional de Universidades (CNU) denominada “Alta Comisión para la Defensa de la Autonomía Democrática de las Universidades Venezolanas”[3] y el propio ministro Trompiz, quien le solicito al TSJ prorrogar para instrumentar la resolución 0324. La segunda, la mano autoritaria, trató de infundir miedo a través del CNU cuando a finales de 2019 designó un Vicerrector Administrativo para La Universidad del Zulia, contrariando a lo dispuesto por el Consejo Universitario de esa Universidad. Ante la negativa de ese organismo de reconocer  al profesor designado como Vicerrector Administrativo por el por el CNU, varios decanos y autoridades rectorales de la Universidad del Zulia recibieron citaciones penales entregadas, en un claro acto intimidatorio, por funcionarios del Equipo de Respuesta Especial de la gobernación del estado Zulia[4].

Pese al poder que pretende mostrar la dictadura, ninguna de las estrategias que planteo para concretar la sentencia 0324 logró sus propósitos, pues los niveles de conciencia de los universitarios sobre el carácter ontológico de la autonomía para las universidades, son un dique de contención contra quienes pretenden desaparecerla.

No obstante, aunque la dictadura retrocedió en relación con sus pretensiones de materializar la sentencia 0324, no ha desistido en sus fines intervencionistas y el mismo 27 de febrero de 2020 hizo pública otra sentencia, en este caso la 0047, la cual señala que suspende la aplicación de la sentencia 0324 “Atendiendo al compromiso de las representaciones de las universidades nacionales de renovar democráticamente las autoridades universitarias, cuyo período está largamente vencidoy agrega que las instituciones de educación superior deben “ajustar transitoriamente sus reglamentos electorales”. En esta oportunidad no coloca plazo alguno para la realización de las elecciones en la UCV.

Con base en la autonomía universitaria y en el artículo 109 de la Constitución Nacional, el cual, entre varios asuntos, establece que las universidades están facultadas para darse sus propias norma de gobierno, la UCV y el resto de las universidades debe pasar a la ofensiva y formular, sin presión alguna y menos aún con base en las resoluciones 0324 o 0047, el reglamento que establece como escoger a las autoridades que ejercerán el gobierno universitario, que en lo adelante propongo debe llamarse el “Reglamento Electoral de la Autonomía”.

El Reglamento Electoral de la Autonomía debe lograrse a través de un debate abierto, en principio en la UCV. En él pueden participar todos los sectores universitarios y debería privar las siguientes consideraciones:

  1. Las elecciones 2020 se realizan en un momento excepcional, en el cual el objetivo estratégico es conservar la universidad autónoma ante la ofensiva de la dictadura para doblegarla. Las universidades, junto a la iglesia y las organizaciones sociales defensora de los derechos humanos, son la reserva moral del país ante un régimen en el cual el delito, la impunidad, la arbitrariedad y la mentira son políticas de Estado.
  2. Ese reglamento debe normar las elecciones de las autoridades universitarias independientemente de las consideraciones del TSJ, es decir, su marco es la decisión autónoma de los universitarios en relación con el modo en que debe realizarse sus procesos electorales.
  3. Si el resultado de un proceso electoral realizado con base en la autonomía es violentado por el TSJ, le tocara a quienes decidieron como se reglamentan las elecciones y luego votaron, junto a quienes resulten electos, defender la voluntad de los universitarios. Este debe ser un proceso que con el impulso de la Asociación Venezolana de Rectores, la Confederación de Estudiantes, la Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios de Venezuela y otras federaciones de trabajadores universitarios, pudiera levantar un entusiasta movimiento universitario. La historia ha registrado innumerables capítulos victoriosos de rebeldía de los universitarios venezolanos, ante el autoritarismo en los siglos: XIX, XX y XXI.

El desafío planteado no es fácil, reclama mucha voluntad para concretarlo, pero este logro parcial de impedir que el 27 de febrero el régimen tomara el gobierno universitario como se ha explicado en el texto, debe ser un impulso para defender el derecho de todos a acceder  a la educación en un marco de libertad, sin la subordinación al poder y la verdad oficial.

El esfuerzo debe centrarse en buscar consensos dentro de las universidades y de inmediato en la UCV, salvaguardar la calidad académica y conservar la autonomía, en cuanto a última: la autonomía, siempre resulta pertinente resaltar que esta no es un privilegio, no supone autarquía, sino que es un principio consustancial de la universidad moderna y en tanto tal, un requisito imprescindible para que esta cumpla su papel de soporte del desarrollo de las sociedades y como puerta de acceso a otros derechos que garantizan la dignidad humana.

[1] La APUCV se opone a decisión de un TSJ ilegitimo. Disponible en: http://prensa.ula.ve/2019/08/30/la-apucv-se-opone-decisi%C3%B3n-de-un-tsj-ilegitimo

[2] Rectores venezolanos defienden en UCV autonomía universitaria. Disponible en:  https://elestimulo.com/fotos-rectores-venezolanos-defienden-en-ucv-autonomia-universitaria/

[3] Declaraciones del ministro César Trómpiz. Disponibles en: https://americaxxi.com/news-item/venezuela-consejo-nacional-de-universidades-respalda-eleccion-de-autoridades-universitarias/

[4] Autoridades de LUZ reciben citaciones penales entregadas por el ERE. Disponible en: http://www.laverdad.com/zulia/164233-autoridades-de-luz-reciben-citaciones-penales-entregadas-por-ere.html

 

Profesor universitario y Secretario de Asuntos Académicos de la Asociación de Profesores de la Universidad Central de Venezuela | @gregorio_afonso