Marino Alvarado | El Programa Barrio Adentro viene en declive y empieza a presentar fallas estructurales que pueden empeorar la situación de la atención pública en salud. Esa afirmación la hizo Provea en el Informe especial “Situación Derecho Salud Venezuela 1998-2008”. Era una advertencia realizada con el único propósito de llamar la atención de las autoridades para que se asumieran con urgencia los correctivos.

La respuesta del gobierno de Hugo Chávez fue histérica. El para entonces ministro del interior Tarek El­Aissami, declaró en rueda de prensa: “a los ojos del pueblo el informe de PROVEA es una ridiculez (…) merecen que les caigan a zapatazos por mentirosos”. Esto generó incluso que en el diario de más amplia circulación en Venezuela, Últimas Noticias, quien era su  editor, Eleazar Díaz Rangel, escribiera un artículo denominado “Los numeritos de Provea”, cuestionando el contenido del Informe

La arrogancia del poder no escuchó. Pero la realidad se impuso. Dos años después Chávez tuvo que admitir que Barrio Adentro no venía funcionando bien y llamó a rectificar y reimpulsar. En su Informe de 2012 la Contraloría General de la República también llamó la atención y confirmaba sin proponérselo las denuncias que venía realizando Provea. Así la Contraloría indicó que se encontraban paralizadas 1.235 obras de los CDI prometidas para ser construidas entre los años 2005 y 2009.

Con el objetivo de cubrir parte de las demandas externas de Barrio Adentro, en el año 2005 se emprendieron nuevas fases a las que se denominaron Misión Barrio Adentro II, III y IV. Finalizando el 2004, el Ministerio de Salud ya había propuesto la remodelación de 151 ambulatorios urbanos y hospitales adscritos al IVSS para convertirlos en Clínicas Populares. Estas conformarían el segundo nivel de atención del sistema de salud, atendido por médicos/as venezolanos/as, para especialidades y emergencias. Pero este proyecto no avanzó más allá de los municipios Libertador y Sucre del Distrito Metropolitano de Caracas. En vista de ello, en el Programa Aló Presidente N° 225 del 15.06.05 el Presidente Chávez anunció el lanzamiento de Barrio Adentro II, etapa dirigida a la construcción y equipamiento de 600 Centros de Diagnóstico Integral (CDI), 600 Salas de Rehabilitación Integral (SRI) y 30 Centros de Alta Tecnología (CAT).

Al fallecer Hugo Chávez muchas de estas obras no se habían iniciado o concluido y el sistema de salud público en el país estaba en la ruina incluyendo graves deficiencias en el Programa Barrio Adentro.  

Maduro asume en los hechos el poder en el 2013 ante la gravedad de la enfermedad de Chávez y en su condición de Vicepresidente visita el hospital Leopoldo Manrique Terrero conocido como Periférico de Coche. Ordenó que se interviniera el Hospital y se adelantaran reparaciones.  Prometió que “Comenzaremos a trabajar con agilidad y aceleraremos los esfuerzos para caerle encima a los hospitales y apoyar a las comunidades de salud”

Chávez falleció dejando a Venezuela en una situación crítica en materia de salud y llevando consigo el fracaso de las llamadas tres R Revisión, Rectificación y Reimpulso que propuso en 2008 y repitió durante años. Poco cambió con aquello que denominó “Golpe de Timón”

Maduro elegido ya presidente empezó prometiendo mejoras. Ya sabemos que en lugar de mejorar los hospitales y los servicios de salud públicos se incrementó el deterioro. Barrio Adentro no fue la excepción. Se fueron cerrando módulos, se fue disminuyendo las horas de atención en los pocos que aún funcionan. Muchos módulos pasaron a ser lugares de residencia de personal cubano en materia de salud y deporte, otros muy pocos  gobernaciones o municipios los convirtieron en módulos de policías, otros están ocupados por familias sin vivienda y finalmente una cantidad importante se arruinaron.

Maduro prometió en octubre de 2019 que se invertirían 100 millones de dólares para reparar módulos y construir 1000 nuevos. “Estoy apartando unos recursos para una ofensiva para reparación profunda de los ambulatorios de Barrio Adentro a nivel nacional” En pasado 18 de enero, es decir, tres meses después, afirmó nuevamente que había que relanzar la Misión Barrio Adentro. Desde octubre para acá no se ven esas reparaciones anunciadas.

2020 es un año electoral porque posiblemente se realicen las elecciones parlamentarias y con presión popular e internacional elecciones presidenciales. Es tiempo de promesas y mejorar Barrio Adentro es una.

La indolencia e ineficiencia que caracteriza al gobierno de Maduro no otorgan mucha esperanza que lo prometido se traduzca en realidad. Yo aspiro, sin embargo, aún con esa desconfianza que en beneficio del pueblo venezolano haya mejoras.

Abogado y activista de Derechos Humanos
@marinoalvarado