Caso Jose María Ballesta

El 13.02.01, Provea se involucró en el caso de la detención del ciudadano colombiano José María Ballesta, cuando recibió la llamada de una persona que informó que funcionarios de la Policía Técnica Judicial (PTJ) detuvieron a 2 personas identificadas como opositores políticos colombianos y que los mismos iban a ser deportados, violándose sus derechos.

La actuación de Provea en el caso Ballestas se remitió a realizar las llamadas telefónicas a la sede de la PTJ, donde se confirmó que uno de los detenidos era Ballestas. Entonces se procedió a comunicar de la irregularidad de esta situación a funcionarios del Ejecutivo Nacional y de la Defensoría del Pueblo (DP). Una vez agotados los esfuerzos infructuosos de comunicación Provea sólo pudo mantenerse informada sobre la situación de Ballestas a través de la prensa nacional e internacional, que tampoco arrojaban luces acerca de su estatus jurídico.